14 diciembre 2019
KINOMÉ Y EL CLIMA – EPISODIO 4 Y FIN!

Para concluir esta semana dedicada al clima con la organización de la COP25 en Madrid, tratamos del componente de educación ambiental, uno de los cuatro pilares de la actividad de Kinomé.

El programa Forest&Life despliega desde hace 10 años una doble ambición: hacer que los más jóvenes tomen conciencia de la importancia de proteger nuestros bosques y hacerlos conscientes de lo que está sucediendo en otras partes del mundo, ¡para que tangan ganas de proteger el bosque donde está más amenazado! El programa ha permitido que 20.000 niños y niñas pongan sus manos en el suelo para replantar árboles. Plantando un árbol, los niños apadrinan a otros dos en un bosque amenazado del sur (Perú, Senegal, Gabón y Togo por solidaridad internacional). El programa compromete así a los niños en la replantación de nuestros territorios, con un programa educativo en el aula para descubrir los bosques del mundo, todo ello en solidaridad con una escuela de un país socio del sur.

«Para aquí, para allá, para todos nosotros»

En Francia metropolitana, la superficie forestal ha aumentado un 0,7% anual desde 1980. Hoy en día, el bosque en Francia metropolitana cubre 16,9 millones de hectáreas, es decir, el 31% del territorio. A ella sola, Francia alberga el 10% de todos los bosques de Europa, tiene una de las mejores biodiversidades y, en términos de cantidad, es el cuarto país más boscoso después de Suecia, Finlandia y España. En poco más de un siglo, de 1912 a 2016, la superficie cubierta de bosques se duplicó, ¡pasando de 8 millones a 16,5 millones de hectáreas! Así es, el bosque francés está creciendo, y lo ha hecho durante mucho tiempo. Sólo, hoy en día se enfrenta a nuevos problemas: con el calentamiento global, los bosques están experimentando sequías más largas y frecuentes. Los árboles se debilitan y tienen dificultad para regenerarse naturalmente. Así debilitados, son cada vez más sensibles y por lo tanto se ven afectados por grandes problemas sanitarios que a menudo llevan a la muerte del árbol. Por ejemplo, la chalarosis del fresno en las regiones del Norte y del Pas de Calais, el escarabajo o el hongo microscópico Sphaeropsis sapinea que ataca a nuestros pinos más bien en el este de Francia. La llegada de nuevos patógenos de los árboles está aprovechando el aumento de las temperaturas para obtener nuevas condiciones de vida favorables.

¿Cómo será el bosque francés a finales de siglo? ¿Qué especies se extinguirán, cuáles se propagarán? El aumento de las temperaturas ya está teniendo efectos muy visibles. Por ejemplo, como nos recuerda Olivier PICARD, Director de Investigación y Desarrollo del Centre National de la Propriété Forestière (CNPF): «Los pinos escoceses al sur de los Alpes se están extinguiendo a gran velocidad. Los robles sésiles y pedunculados muestran signos de muerte hasta las orillas del Loira. La haya, una especie que teme las altas temperaturas, ve a sus ejemplares más al sur de su área de distribución, en la región de Poitou, sufrir cada vez más las olas de calor del verano. Por el contrario, la encina ha dejado el matorral mediterráneo para colonizar las costas atlánticas, llegando hasta la Vendée, donde estaba ausente de estas regiones a principios del siglo XXI. El bosque de pino marítimo de las Landas también podría instalarse en el norte de Francia y ganar en productividad. Pero el macizo también está amenazado por la llegada del nematodo del pino, un insecto devastador.»

El sector forestal tendrá que adaptarse al cambio climático, y seguramente cambiar las especies que componen nuestros bosques franceses.

¡El desafío es por lo tanto doble! Concienciar a los jóvenes sobre la importancia de proteger nuestros bosques y hacerles conscientes de lo que ocurre en otros lugares del mundo, ¡hacerles querer proteger el bosque donde está más amenazado! Forest&Life ha estado haciendo esto por más de 10 años. El programa ha permitido que 20.000 niños pongan sus manos en el suelo para replantar árboles y, a través de la solidaridad internacional, apadrinar a otros dos en un bosque amenazado del sur (Perú, Senegal, Gabón y Togo). Los árboles se replantan para el interés general en respuesta al impacto climático (replantación después de incendios, tormentas, sequía, inundaciones, etc.), en colaboración con la Oficina Nacional de Bosques (ONF) y Canopé (Academia Nacional). Un programa que involucra a los niños en la replantación de nuestros territorios, con un programa educativo en el aula para descubrir los bosques del mundo, todo ello en solidaridad con una escuela de un país socio del sur.