Enfoque

Actualmente, las cadenas de valor de la agricultura sostenible se están expandiendo a gran velocidad. Los consumidores son cada vez más sensibles al impacto ambiental de sus decisiones, por lo tanto también son más exigentes frente al origen y las condiciones de producción de los productos que compran, ya sean productos alimenticios, cosméticos, etc. Sin embargo, al mismo tiempo siguen sintiéndose atraídos por los precios bajos. En consecuencia, las industrias deben anticipar las necesidades de sus consumidores y ser capaces de responder a través de productos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.