19 julio 2021
Volvemos a Senegal con SOPREEF

Del 16 al 30 de junio de 2021, el equipo de Kinomé se desplazo al departamento de Foundiougne en Senegal. Esto con el objetivo de encontrarse con su histórico aliado: SOPREEF 

 

Desde hace más de 15 años, SOPREEF está presente en la ciudad de Sokone, puerta de entrada del Sine-Saloum. Esta empresa solidaria trabaja con Kinomé desde hace 15 años en el programa AESF (Agua, Energía, Solidaridad Foundiougne), gracias al apoyo financiero de la empresa Reforest’Action. 

 

El departamento de Foundiougne se localiza en la cuenca del “arachide” (cacahuate), una zona que concentra cerca de la mitad de la población del país. Desde una perspectiva agrícola, desde hace muchos años, la región experimenta una producción intensiva de cacahuate que a degradado la calidad de los suelos de la región; además de generar una especialización de la economía rural hacia el cultivo del cacahuate. En consecuencia, hoy en día la región no logra responder a las necesidades de los agricultores que son afectado por su alta dependencia al cacahuate.

 

En este contexto, el proyecto EESF tiene por objetivo contribuir al desarrollo de las poblaciones rurales, además de favorecer el acceso a la energía y al agua de calidad en la región de Sokone, comuna del departamento de Foundiougne (zona sur de la región de Fatick). Para lograr tal objetivo, el proyecto se concentró en la plantación de arboles, la valorización de productos agroforestales y la creación de filiares económicas durables, a partir de aceites vegetales de alta calidad. El programa se encargo de sensibilizar a los jóvenes sobre las problemáticas ligadas a la plantación y la integración de arboles en el paisaje, especialmente a través de talleres y plantaciones dentro de los mismos establecimientos escolares.

 

Imagen 1: Abdou Salam Mbodi, beneficiario del proyecto EESF dentro de su terreno, en el cual integró algunos arboles del programa EESF 

 

En 10 años, junto a Reforest’Action, se han sembrado más de 220 000 arboles dentro del departamento. Tales plantaciones permitieron mejorar significativamente las condiciones de vida de las poblaciones locales y el estado de los ecosistemas forestales de la zona.

 

Sin embargo, al nivel de la región de Fatick, el consumo de madera para leña, principal fuente de energía para la población, la instalación de aserraderos en la zona y la evolución de practicas agrícolas nocivas para el medio ambiente (cultivo por medio de la quema, trabajo profundo, etc.) han degradado seriamente los suelos de ciertas zonas. Este es el caso del valle de Djikoye, ubicado en la extremo sur de la región, en la frontera con Gambia. El problema de la degradación de suelos amenaza las actividades agrícolas, pastorales y forestales, ya que hoy en día, es prácticamente imposible de cultivar sin una importante inversión en fertilizantes y otros productos químicos.

 

Imagen 2: Zona de erosión en la aldea de Keur Gadi 

 

Frente a la degradación progresiva del valle, Kinomé y SOPREEF han deseado desarrollar su alianza y estudiar los diferentes medios disponibles para luchas contra la erosión de suelos ; y así poder luchar contra el éxodo rural y garantizar un futuro para los habitantes de la zona. Esta misión fue una ocasión ideal para realizar un estudio de factibilidad en la zona. Estas visitas permitieron realizar un diagnóstico del estado de los suelos y, también, discutir con las poblaciones del valle sobre sus necesidades y las prácticas que permitirán la restauración de los suelos. 

 

Imagen 3: Intecambio con la población de Keur Seni Gueye sobre la situación agrícola y las perspectivas a futuro

 

Finalmente, esta misión ha permitido construir un borrador de proyecto de restauración y manejo de tierras que queda por afinar e implementar. Parece evidente que el desafío del Valle de Djikoye debe adoptar un nuevo enfoque, además de nuevas prácticas complementarias. Por ejemplo, la restauración de la fertilidad para reparar los suelos por medio del compostaje, la integración de arboles fertilizantes, la implementación de manejos anti-erosivos como los diques y los cordones de piedra; además de concentrarse en la sensibilización de las poblaciones sobre problemáticas como la creación de valor económico para re-dinamizar el valle y permitir a los agricultores vivir de su producción. Un proyecto que podría iniciar este año 2021. ¡Estén atentos!